miércoles, 11 de marzo de 2015

RECUERDO



Cuando el verdor era verde
y yo te miraba...
y el recuerdo se iba metiendo tímido 
y ceñía en ti
tu traje de colegio....
Entonces te miraba;
y sentía un cierto delirio,
como esos aromas de frutas dulces
que embriagan de verano;
y allí estabas tú en el camino
en esas historias que se van diseminando
como si fuera que vinieses a venir;
-porque recuerdo bien-;
sentir ésta tentación de oscilar y de la corazonada
que no tenía ciencia,
y de ver si aparecías o no...
o que con tu brillo me preguntaras por tus labios...
Y el tiempo pasó tan rápido
como si tuviera que memorizarte ahora;
pero solo recuerdo estos aromas que tuyos son;
que eras frágil,
que tu bello rostro estaba delineado por tus ojos
y tus labios parecían tener esa nervadura suave delicada
de una posible tentación
y que quedó dibujada en el tiempo;
tenías este aroma de niña-mujer en tu cuerpo
que se dibujaba en el espacio del tiempo
y allí fue quedando...
Pero me pregunto...
de tu recuerdo o tus recuerdos;
-porque tu pasar fue breve-,
como si en un momento
cruzó fugaz por mi ventana tu vida
-eso me recuerda tu pasado...
Y ahora que estás,
me encuentro contigo;
y es que el tiempo oscila en el espacio dubitativo...
Conozco las mañanas;
el sol que amanece y sale a descorrer la noche y sus sueños
y los pájaros que vuelan...
-y ha pasado tras de sí
todo esto-
...
Y estás tú allí otra vez
toda vestida de verde...

sábado, 22 de marzo de 2014

EN TI PIENSO


En ti;
en la manera en que mi alma desea un poco de descansada tranquilidad y brisa;
...en ti pienso:
Dónde andarás?
A qué lugar irás?

Las almas de los niños son suaves corazones
y el amor de ellos es como una pequeña uvita que a mi corazón alegran.
Ay, yo tuviera un racimo de ellos!
Ay, yo tuviera una viña con ella!
En ti pienso
y en este millón de cosas
que al corazón suspira...

Ojalá los vea;
ojalá los oiga
y lleguen a mí con sus caritas
novedosas;
sus mejillas sonrosadas
a jugar.

Se repleta en mi alma mi corazón en ti ilusionado...
Te encontraré pronto dueña de esta viña?
Te encontraré?
Pienso en ti
mientras en mi antología
de sueños y felicidades,
desgajo grano por grano disfrutándote
y te presiento -en mi paladar-,
en el gusto que siento por la vida
sabor a ti.

martes, 15 de octubre de 2013

CLAVADAMENTE TU MIRADA




Me lanzas clavadamente tu mirada
aquellos ojos que te puso el Creador...
rasguñan en el interior de mi corazón
impacientes, iracundos y, a veces
solemnes ojos de mujer enjoyados
ofreciéndome el amor y
la ensenada isla de tu ser...

Me muestras tus laberintos;
el que te creo te hizo así;
dentro de ti encontrada la flor;
inmácula existencia de todas las olas en un solo mar;
nativa entera;
alba-morena de ensenada pasión.

Jamás serás de otro, sino de mí;
ataviado corazón profundo y moreno
latitud de cuerpo inimaginado que me llevó por sorpresa
al dulce ardid de tu interior;
fuego que fue encendiéndose quedando encendido entre las brasas.

lunes, 14 de octubre de 2013

HEREJÍA



Es solo triste el silencio
las hojas que caen y tú no estás;
o en medio de la tarde
que no corran los pájaros
y tu no pases...
Pero a veces
yo sin ti
siento esta solitaria herejía
de amarte
Es solo triste ese silencio,
las calles que no hablan
o en medio de la tarde perpetuarme en mis pasos,

a tu horizonte 
y sentirte tan lejana y distante...
Pero a veces, yo sin ti vivo;
y está, esta verdad de tu recuerdo,
que viene a penarme sin vida
con esa herejía de amarte
con dentellada paciencia que no muere...

ESCRITOS

jueves, 18 de abril de 2013

sábado, 13 de abril de 2013

FULGENTE ALMA



























Lo que vuela en el viento
son hojas;
hojas secas de otoño
que el viento toma y deja y a veces aleja;
... confidentes;
testigo de tardes
que un día afirmaron los pasos...

El pecho siente
y hay lágrimas que de tus ojos bajan
que brotan suaves
en la sinuosa mirada
que bajo la tarde de tu corazón emergen.

-Es el sol que pega lento-,
e inconsciente
de tu soledad;
se aferra.

Cuánto se ama en un momento?
cuánto se siente?
cuánto se espera?

De tu corazón no sé
solo un rumor dibujado
que permanece perenne con la tarde;
es otoño...
que pronto anuncia su llegada.

Afuera, hay estrellas;
-millones que murmuran-,
que esperan su noche
para dejar la huella
y el aroma imposible de una latitud cercana;
quizás distante como otra brisa
que se acerca...
Así fulge tu alma
en una latitud distante que se pierde...

miércoles, 1 de agosto de 2012

SUEÑO

Anoche soñé contigo
como se sueña...
como se siente,
como se extraña
y allí, estaban tus manos;
y tu cuerpo
y tu piel
y esas cosas que suceden
cuando se ama
y no se olvida...
Te digo de tus manos
porque tus manos tocan,
acarician
y se buscan,
y se sienten;
porque estabas cerca
y casi se tocaban;
porque buscaban calor
y acariciaban;
pero vi tu anillo
y también vi tu rostro
y también tu corazón que palpitaba...
No sé qué hace el sueño
pero viene
y a veces entra con su humo
y se apodera embriagante
con perfume
-como si fuera ella-,
princesa,
cuento
o vivencia real.
Y allí, estabas tú
acercándote
y colgaban de tus cabellos
el instinto de tocarnos en los rostros;
pero; no estaba tu sonrisa
con sus rosados matices;
pero estabas cierta
que me amabas.
Fuiste mi sueño;
eres mi sueño;
y en ti y en mí
volvían a sonar las mismas palabras
con los mismos sentimientos;
con que nos despedimos:
"no hay día en que no me acuerde de ti" ni hora...
Pero hubo más en aquel sueño
que no podía ser contado
ni declarado...
y así soñaba contigo
y la noche me trasladaba
y palpitabas en mi corazón...
Y sin poder despedirme de ti;
me alejé...

ANABÓLICA

Las horas con el tiempo pasan juntamente
y no hay más remordimiento y extrañeza
que padecer este dolor;
o quedarse en la letargada melancolía que va y viene...

Estar;
e ir de frente y venir
en la inevitable armonía...

No sé a qué vendrá ella
y de dónde
no lo sé.

Pero pasa el tiempo
y esta sustancia delicada e inmácula
de amar, me amarga.
Sobrepasa esta epifanía
con esta sensación
de encontrarla;
de llegar a su elíxir
y poseerla.

No sé de huellas en la arena
o de atardeceres y olas;
o de ver las corrientes llevarse con la brisa sensaciones.

Quizás es quimera,
quizás la idea de mi,
quizás sentarme una tarde a orillas y quedarme en tu sonrisa
y conversar mientras agoniza el día
para quedarme más tiempo
y alterar el sino de tu destino y el mío...

Quizás vendrás,
quizás no;
quizás estas notas caerán al suelo
y al ver el anabólico éter de ti
residuar en esta corriente de cada tarde
y destilar en el silencio;
como ocurre en los otoños
venir la brisa solana llevándose recuerdos que no fueron y no serán...

O quizás,
donde estás;
me esperas
y aquel que llega no soy...

Hay mucha analogía;
muchos términos que redundan
y se descomponen con el tiempo
y la espera...
A veces, no es que sueñe;
no, no es eso!
es que siento
y te traduzco en ese término
frágil donde me corrompo
y siento el devenir
del labio que no llega
como las olas envisten las rocas
y tú no estás,
y no te sientes suficiente para ser real...

Y el sueño se va;
como comienza el día.

Pero queda esta vívida sensación
que no tiene olas
solo letanías
que no tienen tiempo, ni lugar, ni fechas
donde estampar esta anabólica sensación a ti.

martes, 1 de noviembre de 2011

DEMASIADAS OLAS



...No estás
y te cuento que aquí la tarde es lenta;
(y no es la misma tarde);
no son los mismos pájaros que vuelan
ni el latido que antes llevaba dentro.

Tú, donde estás?
dónde vas;
...sí;
son demasiadas olas que vienen
demasiadas sinfonías
y tú estás ahí en medio de la brisas
y en la mitad del camino
y de mis cosas...

En tu posición radiante
en mis desesperadas olas
o a veces aquí;
con tu dramaturgia de mujer
encantada;
despierta;
y como flor que desespera de belleza
y aromas
y arpegios
y sueños... 

No estás y penas.
Y creo todo; y todo es
ese campo estrellado y nocturno de ti
que espero.  

Es noche ya, y estás ilusoria; aquí,
junto a mí;
y adivino en las estrellas por conjurarte
y robarte
y sentenciarte este amor.
Amor que enardece, quema, florece...
Te amo, es lo que importa, es lo que siento;
y tú, en medio de toda mi oscuridad,
floreces...

ESTRELLITA MORENA

 

Aquí, algunas noches son frías
y se siente la latitud de tu distancia
que reclama y resiente tu antagónica ausencia...
Yo entonces sueño;
entonces siento
y me toca la nervadura fina de tu piel
que corta
hay muchas noches sin ti
como estrellas que iluminan y se pierden.
A veces apareces;
a veces estás en tu cuarto
como un arcoíris fulgente y bello
y palpita en tu pecho mi deseo...

Estrellita morena y etérea;
bella
con labios rosados y ajuares:
suave,
matizada con bordes
que contornan y juegan... 
-Tú sabes-. 
Yo te siento
porque la brisa que a veces viene
despierta poros
que me gustan;
así como el viento impetuoso,
me gustas;
me gusta, que estés despierta y encontrarte;
me gusta acariciar
y llenar con sensación desesperada
tus ecos. 
(...Y qué intranquilidad la mía). 
Quererte ver
y bajar por tu estero
y verte descubierta y serena
para encender esta espada suave y maravillosa...
para entrar en ésta, tu herida abierta
que me abrigaría
y que querrías sentir y mantener... 
A veces es muy corta la caricia;
y el amor,
es muy breve; así como tu estadía
y la plenitud de tu placer
y tu hermosura que pende y desaparece al caer la noche... 
Por eso, tráeme consuelo si es que vienes
y cierra tus ojos y sueña;
con dulce sueño mío
y aprovechémonos mientras la constelada noche
lo permita.